imagen: trabajos de arqueoastronomiaArqueoastronomia - Tambor Solar

arqueoastronomia

Realizamos trabajos de arqueoastronomia en el TAMBOR SOLAR del Koricancha para verificar las investigaciones de Rolf Müller, profesor de astronomía de la Universidad de Potsdam, (Der Himmel über dern Menschen der Steinzeit 1930).

Müller, aplicando las técnicas que usó Lockyer en Egipto, calculó que, si los restos arqueológicos aparecían orientados con una inclinación de 24º debido a la oblicuidad de la eclíptica (nutación), eso significaba que la construcción databa, como mínimo, de hace 4000 años.

En las mediciones que efectuó en el Templo del Sol de los Incas (Koricancha) sugirió que el Templo estaba construido de tal forma que los rayos del Sol daban directamente en el sancta sanctorum (tambor solar) en el amanecer del día del solsticio de invierno (21 de diciembre).
Llegó a la conclusión de que las perfectas construcciones de los sillares del TAMBOR SOLAR estaban orientados para la era del 4000 al 2000 a.C., y eran tan antiguas como las construcciones megalíticas poligonales (Sonne, Mond und Sterne über dem Reich der Inka).

En términos de historia ortodoxa, esta afirmación constituye una herejía de audaces proporciones. No obstante, muchos estamos convencidos, como Müller, de que algunas partes de estos yacimientos son miles de años más antiguos que la fecha propuesta por los historiadores y arqueólogos ortodoxos. Expertos en distintas disciplinas que han investigado Saqsaywaman, Koricancha y Machu Picchu, actualmente, discrepan de la antigüedad de estos monumentos.

Se requieren más estudios y aportación de nuevos datos para despejar todas estas dudas. Nosotros somos de la opinión que en un próximo futuro, gracias a la aplicación de nuevas disciplinas como la arqueoastronomía moderna conjuntamente con las últimas investigaciones antropológicas y arqueológicas, darán al traste muchas ideas referentes a la antigüedad de la civilización en las Américas.

Una vez más se confirmarán los polémicos escritos de Fernando Montesinos y su cronología, que nos dice que, el cuadragésimo monarca del Imperio Antiguo fundó una academia para el estudio de la astronomía y la astrología, y determinó los equinoccios. El hecho de que se le diera el título de Pachacutec indica que el calendario estaba, en aquella época, poco sincronizado con los fenómenos celestes, por lo que su reforma se hizo imperativa.
Es ésta una información de los más interesante y que no se ha querido tener en cuenta. Según Montesinos, en el quinto año del reinado de este monarca se llegó a los 2.500 años desde el Punto Cero, y a los 2.000 años desde el comienzp del Imperio Antiguo.

¿Así pues, que motivó esta reforma en el calendario?. Nosotros tenemos una explicación:

Este lapso de tiempo de 2.000 años, es paralelo al lapso de tiempo de los cambios zodiacales debidos a la precesión de los equinoccios.